Si hablamos de los grandes solistas latinoamericanos del rock en español, uno de los principales exponentes que salen a la luz es el argentino Andrés Calamaro. Es conocido como cantautor y productor discográfico. Claro que también destaca por su participación con los abuelos de la nada, entre otros proyectos que se le han sumado a lo largo de su carrera como solista.

Sus inicios en la música:

La pasión por la música llegó a su vida en la niñez, aprendió a tocar bandoneón, y a esto le siguió el piano y la guitarra eléctrica. En este primer proceso estuvo acompañado del maestro Osvaldo Calo, quien lo ayudó en su adolescencia hasta su primer disco con el grupo Raíces, en el cual era el tecladista.
También fue el tecladista de la banda Dickinson Power Trio, en 1980, sin embargo, su participación en ella no fue muy extensa. Vemos que un tiempo después comenzó a tocar en la banda Chorizo Colorado Blueband. Posterior a esto, tuvo una participación en la banda Theplatters.

Durante estos años de ir y venir, entre una banda y otra; Andrés Calamaro fue inclinándose mucho más por el género del rock, de cierta forma con estas participaciones fue consolidando el estilo con el que hoy se le conoce.
Trabajó con artistas como Charly Amato, Sandra Baylac, Los Hermanos Makaroff, y con Gustavo Cerati.

El inicio de una leyenda, Andrés Calamaro

Lo que marcó otra pauta en su etapa como solista fue parte de su trabajo con “Los Abuelos de la Nada”, se desarrolló como productor de varios de sus temas tales como:

-Vasos y Besos.
-Las Mil Horas.
-Sin Gamulan.
-Costumbres Argentinas

Mientras armaba las composiciones para los abuelos de la nada, se dio a conocer como solista, siendo el disco “Hotel Calamaro” el primero de muchos. Hasta 1985 colaboro con los abuelos de la nada, a partir de allí se dedica como solista y las colaboraciones con otras bandas irían a la par.
Años después comienza a conducir un programa de radio en donde conoce a Ariel Rot, juntos deciden formar una sociedad para grabar. Su objetivo era romper con los cánones usuales de la época que venían marcando a la música. El género del rock and roll fue su medio por excelencia.
Su unión profesional con Ariel Rot, lo llevo fuera del país, colaborando más adelante con la banda “Los Rodríguez”, con esto obtuvo un reconocimiento como compositor similar al que obtuvo con los abuelos de la nada.
Andrés Calamaro ha dejado un importante legado artístico, no solo para el público argentino y latinoamericano, sino para el resto del mundo.